Tiempo parcial y temporalidad






Trabajadores a tiempo parcial y fijos discontinuos



AVISO IMPORTANTE: 

No está actualizado con RDL 11/2013

Se os recomiendan estos dos enlaces:

Normativa legal (con enlaces a normas)

Preámbulo



Dada la importancia de esta modalidad de contratación en la actualidad, hemos juzgado sensato dedicar una pestaña de este blog a sistematizar los aspectos más relevantes de tal tipo de contrato, en lo que respecta al Régimen de Seguridad Social. Asimismo y por la similitud que presenta con el contrato a tiempo parcial, dedicaremos una parte de esta pestaña de este blog a los trabajadores fijos discontinuos o personal de temporada (temporeras y temporeros).

1º.     Protección social de los trabajadores a tiempo parcial: generalidades

1.1.  Normativa reguladora del sistema de cotización y prestaciones de los trabajadores a tiempo parcial

Las disposiciones citadas como normativa legal son de aplicación a los siguientes colectivos:
  • Trabajadores con contrato a tiempo parcial, de relevo a tiempo parcial y fijos discontinuos incluidos en el Régimen General de la Seguridad Social.
  • Trabajadores por cuenta ajena del Régimen Especial de la Minería del Carbón.
  • Trabajadores por cuenta ajena incluidos en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar.
  • Socios trabajadores de cooperativas de trabajo asociado incluidos en un Régimen de Seguridad Social que prevea la cotización a tiempo parcial del personal empleado por cuenta ajena.
  • Personal estatutario del INSALUD contratado a tiempo
    parcial (artículo 60 y Disposición Adicional catorce del Estatuto Marco del Personal Estatutario, en relación con el artículo 6, párrafo segundo del RD 2064/1995, citado).
La normativa específica a que venimos haciendo referencia no resulta de aplicación a los siguientes colectivos:
  • Trabajadores por cuenta ajena del extinguido Régimen Especial Agrario hoy integrados en el Régimen General de la Seguridad Social conformando un sistema especial.
  • Empleados del hogar familiar, aunque trabajen por horas o de manera discontinua para uno o varios empleadores, ya integrados en el Régimen General como sistema especial.
  • Administradores sociales en los que no concurra la condición de trabajadores por cuenta ajena, siendo por tanto su vinculación con la empresa de carácter mercantil.
  • Al personal incluido en el Régimen General de la Seguridad Social en el que no concurra la condición de personal laboral.
    • Trabajadores que, una vez suscrito un convenio especial, sean incluidos en el mismo Régimen de la Seguridad Social, como consecuencia de un contrato a tiempo parcial [artículo 1.2.a) Real Decreto 1131/2002].
    • Trabajadores con contrato a tiempo parcial que suscriban convenio especial al amparo de la normativa reguladora [artículo 1.2.b) Real Decreto 1131/2002].
En los dos últimos supuestos las prestaciones se otorgarán con respeto a las normas que las regulen para los trabajadores que presten servicios a tiempo completo.

1.2.  Cotización

1.2.1.   Regla general

La base de cotización a la Seguridad Social, FOGASA y formación profesional será siempre mensual y estará constituida por las retribuciones efectivamente percibidas en función de las horas trabajadas, tanto ordinarias como complementarias, sin que en ningún caso dicha cotización pueda ser inferior a la que resulte de la aplicación de las bases mínimas de cotización de trabajadores a tiempo parcial aprobadas anualmente, ni tampoco superior a la cotización máxima establecida.
En concreto para el año 2013 las bases mínimas de cotización hora para los trabajadores a tiempo parcial son las establecidas en el artículo 37 de la Orden 56/2013, de 28 de enero:

  •  Grupo 1 de cotización ....................... 6,33 €/hora
  •  Grupo 2 de cotización ....................... 5,25 €/hora
  •  Grupo 3 de cotización ....................... 4,57 €/hora
  •  Grupo 4 a 11 de cotización ................ 4,54 €/hora
Para determinar la base de cotización por contingencias comunes ha de actuarse en la siguiente forma:
  • Se computará la remuneración devengada por las horas ordinarias y complementarias en el mes a que se refiere la cotización, cualquiera que sea su forma o su cotización, con independencia de que haya sido satisfecha diaria, semanal o mensualmente.
  • A dicha remuneración se adicionará la parte proporcional que corresponda en concepto de domingos y festivos, pagas extraordinarias y aquellos otros conceptos retributivos que tengan una periodicidad en su devengo superior a la mensual o que no tenga carácter periódico y se satisfagan dentro del año.
  • Si la base de cotización mensual, calculada conforme a las normas anteriores, fuese inferior a las bases mínimas que resulten de lo dispuesto en la Orden anual de cotización (que para el año 2013 es la contenida en el artículo 37 de la Orden de 28 de enero de 2013) o superior a las máximas establecidas con carácter general para los distintos grupos de categorías generales, se tomarán éstas o aquéllas respectivamente como base de cotización, debiendo tenerse en cuenta que a estos efectos de comprobación de bases se computarán como horas efectivamente trabajadas las correspondientes al tiempo de descanso computables como trabajo, que corresponden al descanso semanal y festivos [artículo 65.2.c) Real Decreto 2064/1995].


En definitiva se aplican las reglas generales para el cálculo de la base reguladora mensual, de forma que a la retribución efectivamente percibida, (con inclusión de la parte proporcional de domingos y festivos) se adiciona la parte proporcional correspondiente a pagas extraordinarias, con la singularidad de que el resultado debe estar comprendido dentro de los mínimos y máximos a que antes se ha hecho referencia.
También ha de tenerse en cuenta que el artículo 5 del RDL 3/2012, de 11 de febrero, modifica el artículo 12.4.c) ET y dispone que los trabajadores a tiempo parcial podrán realizar horas extraordinarias, las cuales computan a efectos de bases de cotización a la Seguridad Social y bases reguladoras de las prestaciones, de forma que para los trabajadores a tiempo parcial las horas extraordinarias integran la base de cotización a diferencia de lo que sucede con los trabajadores a tiempo completo.

  Ver ejemplo 

Una trabajadora auxiliar administrativa (grupo de cotización) es contratad para trabajar por las mañanas 5 horas diarias, de lunes a miércoles, ambos inclusive, por lo que trabaja un total de 15 horas semanales, frente a las 40 horas de los trabajadores a jornada completa, percibiendo por esas horas un total de 450 euros al mes, con inclusión de la parte proporcional de pagas extraordinarias.
En este caso la base de cotización por contingencias comunes vendrá constituida por los 450 euros, ya que es superior al mínimo de cotización establecido, en función de las horas trabajadas, para los trabajadores a tiempo parcial.
Para comprobar si la base de cotización es superior al mínimo, se pone en relación la jornada la trabajadora  a tiempo parcial con la de una trabajadora  a jornada completa, y el resultado en este caso será que la trabajadora a tiempo parcial trabaja un 37,5 % de la jornada ordinaria (40 horas, por 37,5 % = 15  horas).
Utilizando el porcentaje así obtenido en relación a la jornada de 8 horas, vemos como la trabajadora a tiempo parcial trabajaría teóricamente 3 horas, es decir, el 37,5  por 100 de la jornada de 8 horas, y este será el número de horas a considerar por cada día de descanso computable como de trabajo.
Suponiendo que en el mes de que se trata han habido 10 días de descanso, incluidos festivos, resultará que a las horas efectivamente trabajadas habría que añadirle 30 horas más en concepto de descansos computables (10 días x 3 horas diarias = 30 horas).
Por ello, si este trabajadora  en el mes a que venimos haciendo referencia hubiera trabajado efectivamente 13 días a razón de 5 horas diarias, el total supondría 65 horas, a las que habría que añadir las 30 horas de descansos computables, por lo que en total las horas a tener en cuenta serían 90, y como la base mínima de cotización por hora, de acuerdo con su grupo profesional es de 4,54 €, el mínimo de cotización ascendería en ese mes a 408,6 €, por lo que como la trabajadora ha percibido 450 euros, que está por encima de dicho mínimo, la cotización se mantiene en la cantidad expresada.
En la hipótesis de que la trabajadora hubiera percibido una retribución inferior a la últimamente citada, la cotización tendría que respetar el mínimo obtenido de 408,6 euros.

  • En cuanto a la base de cotización por accidente de trabajo y enfermedades profesionales, desempleo, FOGASA y formación profesional, procederá adicionar, en su caso la remuneración correspondiente a las horas extraordinarias por fuerza mayor y a partir del 12 de febrero de 2012 el resto de las horas extraordinarias a tenor de lo establecido en el RDL 3/2012. En estos casos la base así obtenida deberá respetar los topes máximos y mínimos a que se ha hecho referencia anteriormente.

1.2.2.    Cotización en los supuestos de contrato a tiempo parcial concentrado

El Real Decreto 1131/2002 ha introducido un concepto nuevo de trabajo a tiempo parcial concentrado, en el que los trabajadores conciertan con su empresa que la totalidad de las horas de trabajo que anualmente deben realizar se presten en determinados periodos de cada año, supuesto que viene siendo muy común en los casos de jubilación parcial, en los que el trabajador acumula en un corto periodo de tiempo el total de las horas que debe trabajar a lo largo del año. Las reglas especiales de cotización para este supuesto se contienen en el artículo 65.3 del Real Decreto 2064/1995, introducido por la Disposición Adicional 3º.1 del Real Decreto 1131/2002.
En estos casos las reglas aplicables para el cálculo de la base reguladora son las siguientes:
  • La base de cotización se determinará al celebrarse el contrato de trabajo y al inicio de cada año en que el trabajador se encuentre en dicha situación, computando el importe total de las remuneraciones que tenga derecho a percibir en ese año.
  • El importe así obtenido se prorrateará entre los 12 meses del año o del periodo inferior de que se trate, determinándose de este modo la cuantía de la base de cotización correspondiente a cada mes y con independencia de que las remuneraciones se perciban íntegramente en el periodo de trabajo concentrado o de forma prorrateada a lo largo del año.
  • Si al final del ejercicio, o periodo inferior de que se trate, el trabajador hubiera percibido remuneraciones por importe distinto al inicialmente considerado en ese año, se procederá a realizar la correspondiente regularización. A tal efecto, el empresario deberá o bien practicar la correspondiente liquidación complementaria de cuotas por las diferencias, efectuando el pago dentro del mes de enero del año siguiente, o bien solicitará en su caso la devolución de las cuotas que hayan sido indebidamente ingresadas.
  • En cualquier caso la base mensual de cotización, calculada conforme a las reglas anteriores no podrá ser inferior al importe de la base mínima de cotización vigente en cada momento para los contratos de trabajo a tiempo parcial.


 Ver ejemplo 
Si una persona que se jubila a tiempo parcial acuerda con su empresa que las horas que ha de trabajar en el año 2013 las realice durante los 3 meses de verano, nos encontraríamos con esta modalidad de contrato de trabajo a tiempo parcial concentrado, ya que esta persona trabajaría 3 meses a jornada íntegra de 8 horas.

En tal caso para calcular la base de cotización se determinaría al comienzo de cada año cual es la retribución total que haya de percibir el empleado en razón de las horas trabajadas y suponiendo, por ejemplo, que el total a percibir, con inclusión de pagas extraordinarias fuera de 10.200 euros, se dividiría dicha cantidad por 12 y se obtendría una base de cotización mensual de 850 euros que es la cantidad por la que la empresa debería cotizar los 12 meses del año, y ello con independencia de que la empresa y el trabajador hubieran pactado recibir los 10.200 euros de forma fraccionada o mediante su cobro durante los 3 meses de trabajo.

Al final del año se efectuará una liquidación definitiva, de tal manera que si en realidad hubiera cobrado una cantidad superior a los 10.200 euros, por atrasos de convenio, productividad, incentivos, etc., en tal supuesto la empresa estaría obligada en el mes de enero de 2014 a practicar una liquidación complementaria por la diferencia, pagando su importe a la TGSS. Por el contrario, si la cantidad percibida por el trabajador fuera inferior a los 10.200 euros que figuran en el ejemplo, podrá solicitar la devolución de las cuotas que hayan sido ingresadas de más.

1.2.3.    Tipos de cotización

En los supuestos anteriormente indicados se aplicarán los tipos de cotización establecidos con carácter general, sin perjuicio que para la fijación de la base reguladora pudieran existir reglas especiales en determinadas situaciones, a las que posteriormente habremos de hacer referencia.

1.3.  Cómputo de cotizaciones

1.3.1.    Carencia genérica


Con anterioridad a la regulación contenida en los artículos 2 y siguientes del Real Decreto 1131/2002, se mantenía un sistema proporcional para el cómputo de la cotización, en base al cual se computaban las horas trabajadas hasta alcanzar un día cotizado, salvo en desempleo. Dicho sistema de cómputo, que tenía su origen en el artículo 12.3 ET fue declarado inconstitucional por el Tribunal Constitucional (SSTC 253/2004 y 49/2005), lo que exigió una espinosa modificación legal, siendo la regulación actual la que se contiene en el artículo 3 del citado Real Decreto 1131/2002. Sin embargo la Sentencia 61/2013, de 14 de marzo de 2013. Cuestión de inconstitucionalidad 5862-2003. Planteada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Galicia en relación con la disposición adicional séptima del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio. Derechos a la igualdad en la ley y a no sufrir discriminación por razón de sexo: determinación de los períodos de cotización de las prestaciones de Seguridad Social computando exclusivamente las horas trabajadas, en perjuicio de las trabajadoras a tiempo parcial (STC 253/2004). HA DECLARADO INCONSTITUCIONAL LA 2ª REGLA DE LA D.A. 7ª DE LA LGSS

Conforme a la norma DEROGADA para acreditar los periodos de cotización necesarios para causar derecho a las prestaciones, se computaban exclusivamente las cotizaciones efectuadas en función de las horas trabajadas, tanto ordinarias como complementarias, calculando su equivalencia en días teóricos de cotización. A tal fin el número de horas efectivamente trabajadas se dividia por cinco, equivalente diario al cómputo de mil ochocientas veintiséis horas anuales.

Partiendo de lo mostrado y para calcular el número de días que se computaban como cotizados, resultaba de  dividir las horas trabajadas por cinco y el resultado será el número de días a tener en cuenta, si bien para facilitar el acceso a las prestaciones que exigen largos periodos de cotización, introduce un mecanismo corrector que afecta exclusivamente a las pensiones de jubilación e incapacidad permanente y conforme al cual, una vez realizada la operación anterior y determinado el número de días teóricos de cotización, al resultado se le aplica el coeficiente multiplicador de 1,5 resultando de ello el número de días que se considerarán acreditados para la determinación de los periodos mínimos de cotización, sin que, en ningún caso, pueda computarse un número de días cotizados superior al que correspondería de haberse realizado la prestación de servicios a tiempo completo (Disposición Adicional séptima LGSS).

A los trabajadores o trabajadoras a tiempo parcial se les exige igual periodo mínimo de carencia para jubilación e incapacidad, por lo que han de acreditar quince años de cotización, si bien el cómputo se efectuaba atendiendo a reglas particulares que han sido derogadas por Sentencia 61/2013, de 14 de mayo del T. Constitucional BOE 86 de 10 de abril de 2013, paginas 85 a 103.
Como explicábamos, para determinar el número de días de cotización de los trabajadores o trabajadoras a tiempo parcial se dividía el número de las horas trabajadas por cinco, y el resultado es el número de días que se computaba como cotizado. Ahora bien, tratándose de pensión de jubilación, al igual que sucede con la de incapacidad, el número de días obtenido en la forma antes indicada se multiplicaba por 1,5 siendo el resultado final el número de días computables (Art. 3.2 RD 1131/2002).
Entendemos que la nueva situación generada por la mencionada sentencia, supone que ha que tener en cuenta los días de cotización
Veamos un supuesto anterior a STC
Si un trabajador o trabajadora  tiene acreditados 21 años de cotización a tiempo parcial y en cada año acredita 700 horas trabajadas, resultará que el total de horas es de 14.700, que divididas por 5 dan como resultado 2.940 días, que al multiplicarlos por 1,5 totalizan 4.410 días, de forma que este trabajador o trabajadora no reuniría la carencia actualmente exigible para acceder a la pensión de jubilación.
Nueva situación tras STC 61/2013
Si un trabajador o trabajadora  tiene acreditados 21 años de cotización a tiempo parcial, independientemente de las horas trabajadas, tendrá acreditados 7.665 días y reúne la carencia exigida, puesto que ya se le penalizará al calcularse la base reguladora.
En el caso anterior se le penalizaba por doble vía: El periodo mínimo de cotización y el cálculo de la base reguladora.

Recordamos aquí que la Disposición Adicional Vigésima Novena de la Ley 27/2011, de 1 de agosto, establece que el Gobierno presentará, en el plazo de un año, un Proyecto de Ley que mejore la consideración de los periodos cotizados del personal empleado a tiempo parcial y de los contratos fijos discontinuos, añadiéndose que el citado Proyecto incluirá, entre otras reformas
Veamos un supuesto anterior a STC
Si una trabajadora a tiempo parcial trabaja a la semana 22 horas (1.100 horas anuales), resultaba que el número de días teóricos de cotización equivale a 220 días, resultado de dividir por 5 el total de las horas trabajadas. Ahora bien, para el cálculo de la carencia genérica exigida para acceder a la pensión de jubilación e incapacidad permanente derivada de enfermedad común, el resultado de los 220 días se multiplica por el coeficiente de 1,5 de modo que el total de días que se consideran cotizados, a efectos de las citadas prestaciones, será el de 330 días.

Si la trabajadora a tiempo parcial hubiera trabajado 1.500 horas anuales, resultará que al dividir por 5 dichas horas se obtiene un total de 300 días, y si multiplicamos por el coeficiente de 1,5 el resultado será de 450 días, supuesto éste en el que será de aplicación la limitación establecida en la Disposición Adicional séptima, conforme al cual no podrá computarse el número de días cotizados superior al que correspondería de haberse realizado la prestación de servicios a tiempo completo, de forma que en este caso el total de días cotizados será el de 365.
Nueva situación tras STC 61/2013
Con la mencionada sentencia,  una trabajadora a tiempo parcial trabaja a la semana 22 horas (1.100 horas anuales), resultará que el número de días de cotización será 365 días y no  el de 330 días que resultaba con la formula anterior



La aplicación del coeficiente se producía exclusivamente para el cálculo de los periodos de cotización de la pensión de jubilación y de las pensiones de incapacidad permanente derivada de enfermedad común o de accidente no laboral en situación de no alta, ya que tratándose de contingencia profesional o de accidente no laboral en situación de no alta no se exige periodo alguno de cotización. Tampoco el coeficiente en cuestión  será aplicable al resto de prestaciones, como a las derivadas de muerte y supervivencia, jubilación parcial, incapacidad permanente parcial, subsidios de IT y desempleo, maternidad y paternidad.
Refiriéndonos al cómputo de las pagas extraordinarias, estas han sido suprimidas para el acceso a la pensión de jubilación a partir de la entrada en vigor de la Ley 40/2007, que  exige un periodo mínimo de carencia de 15 años efectivos sin cómputo por tanto de la parte proporcional de pagas extraordinarias, si bien se estableció un periodo gradual de entrada en vigor de dicha exigencia, que posteriormente ha sido dejado sin efecto por medio del Real Decreto Ley 8/2010, de forma que en la actualidad el periodo de carencia exigible es el de los mismos años efectivos de cotización, que resulta igualmente aplicable para la pensión de jubilación del personal empleado a tiempo parcial.
Sin embargo para el resto de las prestaciones, excluida la jubilación, sigue siendo computable la parte proporcional de pagas extraordinarias y en lo que se refiere a la pensión de incapacidad permanente derivada de enfermedad común, a los días efectivamente trabajados procederá adicionar la parte proporcional de pagas extraordinarias para así obtener los días teóricos y después aplicar sobre el total el coeficiente de bonificación.
El coeficiente de bonificación a que venimos haciendo referencia se aplica para determinar el porcentaje de la pensión de jubilación, conforme prevé expresamente el artículo 8 del Real Decreto 1131/2002.
Veamos un supuesto anterior a STC

Si un trabajador o trabajadora a tiempo parcial ha venido trabajando 1.000 horas anuales durante un periodo de 22 años, resultará que por cada año trabajado y conforme al cálculo que aparece en el ejemplo anterior tiene un total de 200 días teóricos de cotización y 300 a efectos de la pensión de jubilación una vez aplicado el coeficiente de bonificación, por lo que el total de días cotizados en los 22 años será de 6.600 días, equivalentes a 18,01 años de cotización, por lo que el total de años, con el coeficiente de bonificación incluido, se tomará en cuenta para calcular el porcentaje sobre la base reguladora, de manera que el coeficiente no computa solo para alcanzar el periodo mínimo de cotización exigible, sino también para el cálculo del porcentaje de pensión.

Nueva situación tras STC 61/2013
Si un trabajador o trabajadora a tiempo parcial ha venido trabajando 1.000 horas anuales durante un periodo de 22 años, resultará que tiene un total de 22 AÑOS a efectos de la pensión de jubilación, se tomará en cuenta para calcular el porcentaje de base reguladora.
Además el artículo 4 del Real Decreto 1799/1985, de 2 de octubre, para la aplicación de la Ley 26/1985, establece que "en el caso de trabajadores que, encontrándose en situación de incapacidad temporal o de prórroga de sus efectos, no hayan llegado a agotar el periodo máximo de duración de la misma, incluida su prórroga, establecida en el párrafo a) apartado 1, del artículo 128 LGSS, los días que falten para agotar dicho periodo máximo se asimilarán a días cotizados a efectos del cómputo del periodo mínimo de cotización exigido para causar derecho a la pensión de incapacidad permanente", debiendo entenderse que tal beneficio sobre el cómputo de la incapacidad temporal no consumida también resulta de aplicación a los trabajadores a tiempo parcial.
Recordemos que el Tribunal de Justicia de la UE en Sentencia de 22 de noviembre de 2012 ha declarado que la legislación española en materia de cotización del personal empleado a tiempo parcial es discriminatoria por razón de género y contraria a la normativa comunitaria, por lo que dado el carácter vinculante de dicho pronunciamiento judicial es de esperar que muy en breve se produzca una modificación legal del sistema de cotización de estos trabajadores y, entre tanto, los tribunales nacionales deberán aplicar la doctrina establecida por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

1.3.2.    Carencia específica

Con relación a la carencia específica el artículo 3.1, párrafo segundo del Real Decreto 1131/2002 establece que "cuando para poder causar la prestación de que se trate el periodo mínimo exigible deba estar comprendido dentro de un lapso de tiempo inmediatamente anterior al hecho causante, este lapso de tiempo se incrementará en la misma proporción en que se reduzca la jornada efectivamente realizada respecto de la jornada habitual en la actividad correspondiente".
Lo que significa que, para calcular la carencia específica, el periodo establecido con carácter general se amplía en la misma proporción que la reducción de jornada que mantenga el trabajador a tiempo parcial, de forma que, si la reducción de jornada es de un 50 por 100, habrá de entenderse que el plazo de carencia específica se amplía en el mismo porcentaje.

1.3.3.    Pluriempleo y pluriactividad

Conforme a lo establecido en el artículo 3.5 Real Decreto 1131/2002, cuando el trabajador realice simultáneamente más de una actividad a tiempo parcial se sumarán los días teóricos de cotización acreditados en las distintas actividades, tanto en las situaciones de pluriempleo como en las de pluriactividad en las que deba aplicarse el cómputo recíproco de cotizaciones, si bien "en ningún caso podrá computarse un número de días cotizados superior al que correspondería de haberse realizado la prestación de servicios a tiempo completo" (artículo 3.6 Real Decreto 1131/2002).

1.3.4.      Cómputo de ocupación cotizada y desempleo

La Disposición Adicional séptima, 1, cuarta LGSS establece que para determinados periodos de cotización y de cálculo de la base reguladora de las prestaciones por desempleo se estará a lo que se determine reglamentariamente en su normativa específica, y habida cuenta que, hasta el momento, no se ha desarrollado reglamentariamente la citada disposición, continua siendo de aplicación lo establecido en el artículo 3.4 Real Decreto 625/1985, de 2 de abril, a cuyo tenor cuando las cotizaciones acreditadas correspondan a un trabajo a tiempo parcial o a trabajo efectivo en los casos de reducción de jornada, cada día trabajado se computará como un día cotizado, cualquiera que haya sido la duración de la jornada.
Acorde con el criterio expuesto computan como días cotizados el total de los días trabajados, criterio que beneficia al trabajador que distribuye su tiempo de trabajo todos los días, perjudicando al que los concentra en menos días a lo largo del mes aunque al final las horas trabajadas sean las mismas, ya que en el primer caso se computarán todos los días del mes mientras que en el segundo solo los días trabajados.
Una prueba categórica del distinto trato que se otorga en función de la forma en que se lleve a cabo el trabajo a tiempo parcial, se da en los supuestos de jubilación a tiempo parcial en la que el trabajador jubilado parcialmente y la empresa han convenido en concentrar las horas que efectivamente han de trabajarse en un determinado periodo, pues en estos supuestos el TS viene declarando reiteradamente que el concepto de "ocupación cotizada" a que se refiere el artículo 210.1 LGSS, no permite computar la cotización que se haya efectuado a lo largo de todo el año, sino tan solo la que se corresponde con el tiempo de trabajo efectivo, de manera que si el trabajador solo cotiza dos meses al año que los trabaja a jornada completa, ese es el periodo de cotización computable para establecer la duración de la prestación por desempleo, aunque se haya cotizado parcialmente a lo largo de todo el año.

En resumen cada día de ocupación cotizada se computa a efectos del cálculo de la prestación por desempleo, con independencia de la jornada efectivamente prestada.
Respecto al periodo en que ha de reunirse la carencia, y a falta también de desarrollo reglamentario, habrá de entenderse que es el periodo común de seis años, sin que se amplíe más allá de ese periodo, como sucede para el cálculo de la carencia específica en determinadas prestaciones a las que anteriormente nos hemos referido.

1.4.  Especialidades de la protección

De manera muy resumida y con la finalidad de sistematizar la singularidad de la acción protectora del personal empleado a tiempo parcial, nos referimos  a tales aspectos singulares de cada prestación, distinguiendo entre subsidios y pensiones.

1.4.1. Normas relativas a los subsidios de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo y la lactancia natural, maternidad y paternidad
1.4.1.1. Incapacidad temporal

Para calcular el subsidio de incapacidad temporal procederá distinguir entre el trabajador que permanece en activo y aquella otra situación en la que por interrupción de la actividad o por extinción del contrato de trabajo, el subsidio pasa a ser asumido por la Entidad Gestora o colaboradora.
Para el primer caso la base reguladora diaria de la prestación será el resultado de dividir la suma de las bases de cotización acreditadas en la empresa durante los tres meses inmediatamente anteriores a la fecha del causante entre el número de días efectivamente trabajado y, por tanto, cotizados en dicho periodo [articulo 4.1.a) Real Decreto 1131/2002], y el abono de la prestación económica que corresponda se abonará durante los días contratados como de trabajo efectivo en los que el trabajador permanezca en situación de incapacidad temporal (ver artículo 38 Orden 56/2013, de 28 de enero).
 Ver ejemplo 

Si un trabajador o trabajadora a tiempo parcial acredita en los tres meses anteriores a la baja por IT una cotización de 1.890 euros y el número de días trabajados en los tres meses es el de 30, resultará que la base diaria de cotización asciende a 62 euros (1.890 euros: 30 días de trabajo), y sobre dicha base se aplicará el porcentaje ordinario del subsidio de IT, abonándose exclusivamente durante los días contratados como de trabajo.

Un segundo caso sería el de interrupción de la actividad, asumiendo la Entidad Gestora o colaboradora el pago de la prestación. Aquí, se calculará de nuevo la base reguladora, y a tal fin ésta será el resultado de dividir la suma de las bases de cotización acreditadas en la empresa durante los tres meses inmediatamente anteriores a la fecha del hecho causante entre el número de días naturales comprendidos en dicho periodo [artículo 4.1.b)], abonándose la prestación económica durante los días naturales (no los contratados como de trabajo) en que el interesado se encuentre en la situación de incapacidad temporal.
 Ver ejemplo 

Con el ejemplo anterior y suponiendo que en los tres últimos meses antes de la interrupción de la actividad del trabajador la cotización ascendiera a 1.890 euros, procederá dividir dicha cantidad por el número de días naturales de esos tres meses y suponiendo que tal número de días sea el de 90, la base reguladora del subsidio de IT será la de 21 euros diarios, sobre cuya cantidad procederá aplicar los correspondientes porcentajes, abonándose el subsidio, en tal caso, por días naturales y durante todo el periodo en que el interesado se encuentre en la situación de incapacidad temporal.
Para finalizar en el caso de extinción del contrato hallándose el trabajador a tiempo parcial en situación de IT, el cálculo de la prestación se llevará a cabo conforme a las reglas establecidas en el artículo 222 LGSS, es decir, conforme a los criterios establecidos para la situación de IT-desempleo, que son diferentes en función de que la IT traiga su causa de contingencia común o profesional, y para el primer supuesto el percibo del subsidio de IT se calcula en la misma forma que la prestación contributiva por desempleo [artículo 4.1.c) Real Decreto 1131/2002].

1.4.1.2.  Prestación de riesgo por embarazo y por lactancia natural

Son beneficiarias del subsidio las trabajadoras por cuenta ajena en situación de suspensión del contrato de trabajo por riesgo durante el embarazo, siempre que estén dadas de alta en algunos de los regímenes de Seguridad Social en la fecha en que se inicie la suspensión, consistiendo la prestación económica en un subsidio equivalente al 100 por 100 de la base reguladora correspondiente.

Refiriéndonos a trabajadoras a tiempo parcial la base reguladora diaria del subsidio será el resultado de dividir las bases de cotización acreditadas en la empresa durante los tres meses inmediatamente anteriores a la fecha de inicio de la suspensión laboral, entre el número de días laborales comprendidos en dicho periodo, abonándose la prestación por días naturales a partir de la fecha de la suspensión. De ser menor de tres meses la antigüedad de la trabajadora en la empresa, la base reguladora de la prestación será el resultado de dividir la suma de las bases de cotización acreditadas entre el número de días naturales a que estas correspondan (artículo 5 Real Decreto 1131/2002).
Las mismas reglas se aplican para el cálculo de la prestación por riesgo durante la lactancia natural conforme a lo establecido en el artículo 50 del Real Decreto 295/2009, de 6 de marzo, que expresamente se remite a la regulación de la prestación de riesgo durante el embarazo.

1.4.1.3. Prestación por maternidad y paternidad

El cálculo de la base reguladora diaria de la prestación económica por maternidad será el resultado de dividir la suma de las bases de cotización acreditadas en la empresa durantes los doce meses inmediatamente anteriores a la fecha del hecho causante entre trescientos sesenta y cinco. De ser menor la antigüedad en la empresa, la base reguladora de la prestación será el resultado de dividir la suma de las bases de cotización acreditadas entre el número de días naturales a que estas corresponden (artículo 5 Real Decreto 1131/2002).
El subsidio por maternidad se abonará durante todos los días que el trabajador permanezca en dicha situación, con la duración legalmente prevista para los periodos de descanso por las situaciones protegidas de maternidad, adopción o acogimiento, tanto preadoptivo como permanente.
Con respecto a la prestación por paternidad para los trabajadores a tiempo parcial, la base reguladora diaria del subsidio se calcula en la misma forma que en los casos de maternidad y de conformidad con lo establecido en el artículo 23.5 del Real Decreto 295/2009, de 6 de marzo.
1.4.2.     Normas relativas a las pensiones
1.4.2.1. Integración de lagunas

A efectos del cálculo de la base reguladora de las pensiones de incapacidad permanente y de muerte y supervivencia derivadas de contingencias comunes y de jubilación, se aplican las normas establecidas con carácter general para la determinación de la cuantía de las pensiones, recordando aquí que la bonificación establecida para las pensiones de incapacidad permanente y jubilación, mediante la aplicación del coeficiente de 1,5, es exclusivamente a efectos de cómputo del periodo de cotización, pero no incide para nada en el cálculo de la base reguladora, para el cual se aplican, como queda dicho, las reglas generales, ya conocidas.
La única singularidad que se presenta en relación con el cálculo de la base reguladora es la relativa a la integración de bases cuando existen lagunas o vacíos de cotización en los meses en que no se trabajan todos los días ni todas las horas. Sobre el particular el artículo 7 del Real Decreto 1131/2002 establece que "en ningún caso se considerarán lagunas de cotización las horas o días en que no se trabaje en razón a las interrupciones a la prestación de servicios derivadas del propio contrato a tiempo parcial", y durante cuyos días no existe obligación de cotizar de forma que como viene reiterando el TS, en tales casos no se produce la integración de lagunas, pese a que la reforma introducida por la Ley 52/2003, que modificó los artículos 190.4 y 162.1.2 LGSS, abría la posibilidad para una interpretación diferente. En estos casos la jurisprudencia no considera que se dé una propia y verdadera situación de laguna de cotización, sino que tal cotización se efectúa en función de la naturaleza del contrato a tiempo parcial.
Este peculiar sistema de integración de lagunas genera discriminaciones ya que el esfuerzo contributivo de un trabajador a tiempo completo que ha prestado servicios durante tres meses y permanece el resto del año en situación de paro involuntario no subsidiado puede ser muy inferior al de un trabajador a tiempo parcial que trabaja seis meses al año a una jornada reducida del 60 por 100 de la normal, y sin embargo la laguna de aquel se integra por la base mínima de la general, mientras que la laguna de cotización del trabajador a tiempo parcial no se integra en manera alguna.
Sí se produce integración efectiva en los trabajadores a tiempo parcial en los casos de suspensión o extinción del contrato en los que ya no existe obligación de cotizar, y en tal supuesto la integración "se llevará a cabo con la base mínima de cotización de entre las aplicables en cada momento, correspondientes al número de horas contratadas en la fecha en que se interrumpió o extinguió la obligación de cotizar" (artículo 7.2 Real Decreto 1131/2002), si bien a partir de 2013 la integración de lagunas se llevará a cabo en los términos previstos en la Ley 27/2011.
En todo caso, conviene saber que el TS mediante auto de 26 de abril de 2012, en el recurso 1480/2011, ha planteado cuestión de inconstitucionalidad sobre la normativa reguladora de la integración de lagunas en el trabajo a tiempo parcial.
1.4.2.2. Bases reguladoras de las pensiones derivadas de contingencias profesionales
Para estos casos el artículo 7.3. del Real Decreto 1131/2002 establece que la base reguladora en los supuestos en los que el trabajador no preste servicios todos los días o, prestándolos, su jornada de trabajo sea no obstante irregular o variable, el salario diario será el que resulte de dividir entre siete o treinta el semanal o mensual pactado en función de la distribución de las horas de trabajo concretadas en el contrato para cada uno de esos periodos; teniendo en cuenta que la suma de los complementos salariales percibidos por el interesado durante el año anterior al hecho causante se dividirá entre el número de horas efectivamente trabajadas en ese periodo y "el resultado así obtenido se dividirá por la cifra que resulte de aplicar a mil ochocientos veintiséis el coeficiente de proporcionalidad existente entre la jornada habitual de la actividad de que se trate y la que se recoja en el contrato" (artículo 7.4 Real Decreto 1131/2002).
1.4.2.3. Bases reguladoras y cuantía de la prestación y del subsidio de desempleo
Para calcular la base reguladora han de computarse el promedio de las bases por las que se han cotizado durante los 180 días anteriores, sin que quepa la aplicación de coeficiente alguno en función de la parcialidad del trabajo.

No obstante, en los supuestos de reducción de jornada previstos en el artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores, en los apartados 4bis (reducción de jornada por nacimiento de hijos prematuros o que deban permanecer hospitalizados a continuación del parto), apartado 5 (reducción de jornada por hijos a cargo o por cuidado de familiares) y apartado 7 (reducción de jornada de trabajadora víctima de violencia de género), para el cálculo de la base reguladora de la prestación por desempleo las bases de cotización se computarán incrementadas hasta el 100 por 100 de la cuantía que hubiera correspondido si se hubiera mantenido, sin reducción, el trabajo a tiempo completo o parcial.
Aún más complicada se presenta la cuantificación de la base reguladora cuando en los 180 días a computar coexistan periodos de trabajo a tiempo parcial con otros a tiempo completo. En general en estos casos para el cálculo de la base reguladora se ha venido aplicando la base del último trabajo, sea a tiempo completo o a tiempo parcial, pero dicha fórmula de cálculo da lugar a situaciones injustas, ya que, por una parte podría ocurrir que el trabajador haya realizado la mayor parte de las cotizaciones a tiempo completo y sólo un pequeño periodo, el último, lo haya realizado a tiempo parcial, en cuyo caso el último contrato penalizaría la cuantía de la prestación por desempleo durante todo el periodo en el que se reconociera el derecho a la prestación básica, y del mismo modo también podría suceder que el trabajador haya cotizado mayoritariamente a tiempo parcial y solo al final, antes de acceder a la prestación por desempleo, cotice a jornada completa, de modo que en tal caso se vería notoriamente favorecido máxime si la duración de la prestación se reconoce por el periodo máximo de dos años. Es por ello que la doctrina de suplicación ha venido entendiendo que en tales casos habrá de acudirse al promedio correspondiente tomando en cuenta la totalidad de cotizaciones realizadas por el trabajador dentro del periodo computable de ocupación cotizada.
Con relación a la cuantía de la prestación el artículo 211.3, párrafo 3º LGSS establece que en caso de desempleo por pérdida de empleo a tiempo parcial, las cuantías máxima y mínima se determinarán teniendo en cuenta el Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (IPREM) en función de las horas trabajadas.
En cuanto a los subsidios de desempleo en el trabajo a tiempo parcial, la cuantía era proporcional a las horas previamente trabajadas, lo que no parecía razonable ni coherente con la finalidad asistencial del subsidio, habiéndose producido una modificación legal en el artículo 217.1 LGSS, llevada a cabo por la Ley de Igualdad 3/2007, de 22 de marzo, a cuyo tenor "en el caso de desempleo por pérdida de un trabajo a tiempo parcial también se percibirá la cuantía antes indicada" cuantía que no es otra que la del 80 por 100 del Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples vigente en cada momento (426 € en 2013). Sin embargo, de nuevo este artículo ha sido objeto de otro recorte por el RDL 20/2012, de 13 de julio, estableciendo que "en el caso de desempleo por pérdida de un trabajo a tiempo parcial, dicha cuantía (el 80% del IPREM) se percibirá en proporción a las horas previamente trabajadas...".
Por último señalar que la Ley 35/2010, de 17 de septiembre, en su artículo 8, cuatro, introdujo un nuevo apartado 5 en el artículo 210 de la LGSS que ha sido modificado por el RDL 3/2012 con la siguiente redacción: "en el caso de desempleo parcial, la consunción de prestaciones generadas se producirá por horas y no por días. A tal fin, el porcentaje consumido será equivalente a la de reducción de jornada decidida por el empresario al amparo de lo establecido en el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores", con lo cual se destaca un reiterado criterio jurisprudencial conforme al cual cada día consumido de prestación por desempleo, con independencia de que lo fuera a tiempo parcial, se computaba como día completo a todos los efectos.


2º.    La protección social del personal empleado fijo discontinuo (temporeros)

2.1.  Configuración

La distinción dentro del personal contratado para realizar trabajos fijos y periódicos de carácter discontinuo, sean de campaña o de temporada o no, cuando se repitan en fechas ciertas, que se incluyen dentro del trabajo a tiempo parcial (artículo 12 ET) y los que no se repiten en fechas ciertas que se consideran dentro del concepto laboral de fijos discontinuos (artículo 15.8 ET) produce efectos laborales, pero no de protección social.


MODIFICACIONES LEGISLATIVAS EN LA REGULACIÓN DE LOS TRABAJADORES FIJOS DISCONTINUOS
Contratos suscritos hasta  7.12.93
Contrato de fijo discontinuo, tanto para realizar trabajos de ejecución intermitente o cíclica (empresas de temporada o campaña), como cualesquiera otros que vayan dirigidos a la realización de actividades de carácter normal y permanente respecto del objeto de la empresa, pero que no exijan la prestación de servicios todos los días laborales del año.
Contratos suscritos de 8.12.93 a 28.11.98
Modalidad de trabajo a tiempo parcial indefinido (No obstante,  cuando la actividad  no se desarrolle en fechas ciertas al estar sujeta a llamamiento, continúan -de hecho- con la regulación anterior).
Contratos suscritos de 29.11.98 a 03.03.01
Modalidad tiempo parcial indefinido. Con jornada en cómputo anual  ³ 77 % : denegados por incompatibilidad. (No obstante, conforme establece la Circular de 12.03.03, no es necesario comprobar la superación o no de éste límite para acceder al derecho).
Contratos suscritos desde 04.03.01
 Contrato indefinido a tiempo parcial: Regula los trabajos fijos y periódicos repetidos en fechas ciertas como una modalidad de los contratos a tiempo parcial. Su suspensión carece de protección por desempleo.
  Regulación específica del contrato de fijo discontinuo: Son aquellos trabajos fijos y periódicos que no se repiten en fechas ciertas (están sujetos a llamamiento), sin el límite máximo del 77%.
R.D. Ley 5/2006
(en vigor desde 01.07.2006)
La interrupción de la actividad de los trabajadores con contrato indefinido a tiempo parcial se considera situación legal de desempleo en los mismos términos que los trabajadores fijos discontinuos.

2.2.  Aplicación a los trabajadores fijos discontínuos de las reglas del trabajo a tiempo parcial. Especialidades

2.2.1.  Cómputo de la cotización

La forma de cómputo de los periodos cotizados en trabajo a tiempo parcial se extiende también a los trabajadores fijos discontinuos, sean de duración cierta o incierta, pues las normas de Seguridad Social (Disposición adicional séptima LGSS tras RDL 15/1998 y Real Decreto 1131/2002) hablan de trabajadores a tiempo parcial, fijos discontinuos y contratos de relevo. Ya se vio como para facilitar el acceso a las prestaciones y acreditar los periodos de cotización necesarios para computar las horas trabajadas y su equivalencia en días teóricos o de cotización (artículo 3 del Real Decreto 1131/2992) el número de horas efectivamente trabajadas se dividía en cinco y a estos efectos no se computaban como horas efectivamente trabajadas las correspondientes a los tiempos de descanso computables como de trabajo, que corresponden al descanso semanal y festivos en el contrato a tiempo parcial común, ya que al dividir por cinco ya incluiría las citadas partes proporcionales por lo que no cabría que se añadieran para determinar los días teóricos de cotización resultantes.
En fijos discontinuos y en especial en la regulación de los sistemas especiales, se contempla la aplicación del 1,33 (si trabajan de lunes a sábado) o 1,66 (si trabajan de lunes a viernes) para tener en cuenta los citados periodos. El hecho de trabajar de lunes a sábado a estos efectos se tienen en cuenta independientemente del número de horas trabajadas, lo que puede causar prejuicios si por ejemplo, el sábado se trabaja por debajo de la jornada normal. Debería adaptarse el coeficiente al número de horas y no al de días de trabajo a la semana. En efecto, en la cotización se incluyen las partes de cotización correspondientes a festivos, descanso semanal y vacaciones, pues además así se contempla expresamente en las Órdenes reguladoras de los sistemas especiales y así se interpreta por la jurisprudencia.


2.2.2.     Cómputo en caso de desempleo

El artículo 210.1 LGSS dispone que la duración de la prestación por desempleo se calcula "en función de los periodos de ocupación cotizada", por lo que tratándose de dicha prestación se suscita la cuestión relativa a precisar si por ocupación cotizada se entienden exclusivamente los días de trabajo efectivo, o si, por el contrario, los citados días de ocupación efectiva han de ser multiplicados por los coeficientes de 1,33 y de 1,66, en función de que la jornada se efectúe de lunes a sábado o de lunes a viernes.
La cuestión ha sido resuelta en unificación de doctrina en las sentencias citadas al final del apartado anterior, sosteniendo el TS que en tales supuestos para determinar el periodo de ocupación cotizada a efectos del cálculo de la prestación por desempleo, es necesario aplicar los coeficientes a que venimos haciendo referencia.

1.2.3.   Prestación de incapacidad temporal del personal empleado fijo discontinuo y periodos de inactividad




Una realidad compleja en relación con los periodos de inactividad y con los periodos de inactividad entre campaña y campaña del personal empleado fijo discontinuo se da en la incapacidad temporal.
Los periodos de inactividad entre trabajos de temporada son considerados como situación asimilada a la de alta en aplicación de lo establecido en el artículo 37 del Real Decreto 84/1996, de 26 de enero, pero tal situación de asimilación no lo es respecto de todas las contingencias, ya que el artículo 37.2 establece que "las situaciones a que se refiere el apartado anterior son asimiladas a la de alta respecto de las contingencias, en las condiciones y con los efectos que para cada una de ellas se establezca en este reglamento y en las demás normas reguladoras de las mismas".as condiciones que pueden plantearse respecto a la prestación de incapacidad temporal serían las siguientes:

  • Si la IT se hubiese iniciado durante la campaña se accedería a la misma sin ningún problema siempre que el trabajador reuniera el periodo mínimo de carencia exigible si se tratara de enfermedad común, y en cuanto al accidente no laboral y a la contingencia profesional ningún problema se suscita para generar el derecho a la prestación, incluso en los supuestos de incumplimiento de la obligación empresarial y en aplicación del principio de automaticidad de la prestación.
  • Si la IT continuara una vez finalizada la campaña o la temporada, se seguiría percibiendo el subsidio como IT "técnica" y con una cuantía sensiblemente inferior [artículo 4.1.b) RD 1131/2002, de 31 de octubre] ya que se divide por los días naturales de los 3 meses anteriores y no por los días cotizados, desde el momento en que la prestación se va a abonar por días naturales.
  • Durante los periodos de inactividad entre campaña y campaña y aun tratándose de una situación asimilada a la de alta, al encontrarse el contrato suspendido no habrá derecho al percibo de la situación de IT, ya que si el subsidio que deriva de dicha prestación tiene por objeto compensar la no existencia de rentas de trabajo con la situación de baja, no es razonable entender que si no existe trabajo efectivo pueda surgir derecho de subsidio de incapacidad (SSTS 13 de abril de 2009, Rec. 84/2008; 6 de junio de 2007, Rec. 568/2006 y 3 de octubre de 2005, Rec. 2233/2004).
  • También existe el derecho al subsidio de IT cuando el trabajador se encuentra percibiendo la prestación básica de desempleo y sobrevenga la situación de incapacidad, pues en tal caso al haber cotizaciones como si el trabajador continuara en activo, cabe acceder a la prestación.

2.2.4.   Subsidios de maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia

Asimismo se plantea la cuestión de si los fijos discontinuos se encuentran en situación asimilada al alta durante los periodos entre campaña y campaña a efectos de las prestaciones de maternidad y paternidad. El artículo 4.9ª Real Decreto 295/2009, de 6 de marzo, reconoce esta situación para la maternidad y el artículo 24.9ª para paternidad, cuando no se perciban prestaciones para desempleo, pues en tal caso el alta se daría por tal percepción.

Sin embargo, la vinculación con la actividad de nuevo lleva a que la prestación se perciba o devengue sólo cuando se produzca el reinicio de la actividad.
En cuanto a la base reguladora para el cálculo de la prestación la Disposición adicional séptima, regla tercera, apartado a de la LGSS, establece que "para la prestación por maternidad y paternidad, la base reguladora diaria será el resultado de dividir la suma de las bases de cotización acreditadas en la empresa durante el año anterior a la fecha del hecho causante entre 365".

2.2.5.      Cálculo de la base reguladora de la prestación de IT en determinados supuestos

Para determinar la cuantía de la base reguladora de las prestaciones por IT del personal empleado fijo discontinuo, cuando su pago es asumido íntegramente por el INSS, se ha suscitado la cuestión de si para el cálculo se deben computar sólo las cotizaciones efectuadas por la empresa en los periodos de tiempo trabajados o si, además, son computables las cotizaciones efectuadas por el Servicio Público de Empleo Estatal en los periodos de inactividad, durante los cuales el trabajador haya percibido la prestación por desempleo de nivel contributivo.
El artículo 4.1.b) Real Decreto 1131/2002, de 31 de octubre, que contiene las normas relativas al subsidio de incapacidad establece que "cuando, por interrupción de la actividad, asuma la entidad gestora o, en su caso, entidad colaboradora el pago de la prestación, se calculará de nuevo la base reguladora de ésta. A dicho fin, la base reguladora diaria de la prestación será el resultado de dividir la suma de las bases de cotización acreditadas en la empresa durante los 3 meses inmediatamente anteriores a la fecha del hecho causante entre el número de días naturales comprendidos en dicho periodo". Una interpretación exacta del precepto conduce a computar exclusivamente las cotizaciones "acreditadas en la empresa", suscitándose la cuestión relativa a si son también computables los periodos durante los cuales el trabajador se ha encontrado percibiendo prestaciones por desempleo de nivel contributivo, durante los cuales las cargas derivadas de las cotizaciones sociales por contingencias comunes han corrido a cargo del Servicio Público de Empleo Estatal. En definitiva se trata de precisar si las cotizaciones realizadas durante la percepción de prestaciones por desempleo de nivel contributivo deben incluirse en el cómputo para el cálculo de la base reguladora de la prestación por incapacidad temporal, cuestión ésta sobre la que se han pronunciado a favor las sentencias del TSJ de Murcia de 21 de septiembre de 2009, Rec. 686/2009; 4 de febrero de 2008, Rec. 39/2008 y 19 de mayo de 2008, Rec. 275/2008, manteniendo un criterio contrario el TSJ de Andalucía/Sevilla en sentencia de 14 de enero de 2010, Rec. 543/2009, y sin que hasta la fecha exista doctrina unificada.
Con cautela nos inclinamos a considerar que procede llevar a cabo el cómputo durante el cual el trabajador estuvo percibiendo prestación por desempleo, ya que el legislador vincula el cálculo de la prestación al periodo en que hubo cotización real y efectiva, y como durante la percepción de la prestación por desempleo contributivo existe cotización del trabajador, no parece razonable excluir tales cotizaciones, que perjudicarían notoriamente a los trabajadores fijos discontinuos, otorgándoles un tratamiento distinto de los fijos ordinarios, sin que por otra parte se respete un elemental principio de contributividad.

2.2.6.     Base reguladora e integración de lagunas

Mientras que en el trabajo a tiempo parcial no se consideran lagunas de cotización los días en que no se trabaje por las interrupciones en la prestación de servicios (artículo 7.2 Real Decreto 1131/2002), en los trabajadores fijos discontinuos los periodos de inactividad entre temporada y temporada dan derecho a la integración de lagunas con las mínimas vigentes en cada momento para el trabajo a tiempo completo, situación que se ha visto sensiblemente afectada al entrar en vigor, a partir del 1 de enero de 2013, las reglas sobre integración de lagunas previstas en la Ley 26/2011, con  las modificaciones‘ introducidas por la Ley 3/2012, a cuyo tenor "si en el período que ha de tomarse para el cálculo de la base reguladora aparecieran meses durante los cuales no hubiese existido obligación de cotizar, las primeras cuarenta y ocho mensualidades se integrarán con la base mínima entre todas las existentes en cada momento, y el resto de mensualidades en el cincuenta por cien de dicha base mínima".

2.3.  Prestación contributiva por desempleo

A efectos de las prestaciones de desempleo se plantea si la protección correspondía contemplar tanto las vicisitudes durante la campaña o temporada como los periodos propios de inactividad entre campaña y campaña.
Sobre el particular en la actualidad la norma básica viene constituida por el artículo 208.1.4) LGSS, tras la reforma introducida por el Real Decreto Ley 5/2006 y la Ley 43/2006, de 29 de diciembre, conforme al cual "se encontrarán en situación legal de desempleo los trabajadores fijos discontinuos, incluidos los que realicen trabajos fijos y periódicos que se repitan en fechas ciertas, en los periodos de inactividad productiva", añadiéndose en el citado precepto legal que las referencias a los fijos discontinuos del título 3º de la LGSS y de su normativa de desarrollo "incluyen también a los trabajadores que realicen trabajos fijos y periódicos que se repitan en fechas ciertas".



Precisamente la distinción entre fijos discontinuos y fijos periódicos únicamente tiene trascendencia en 
el ámbito laboral, mientras que ni en la prestación por desempleo, ni en el ámbito general de la 
Seguridad Social procede hacer distinción alguna entre ambos colectivos.


De conformidad con el artículo 203 LGSS, la prestación por desempleo no sólo protege a quienes pierdan definitivamente su empleo, sino a quienes cesen definitiva o temporalmente en la actividad en la que venían desarrollando, por extinción o suspensión del contrato, con privación de las rentas de trabajo; de manera que tratándose de trabajadores fijos discontinuos, éstos tendrán derecho a la prestación contributiva por desempleo durante los periodos de inactividad, ya que lo que se protege es la falta de ocupación efectiva y por tanto dicha falta de ocupación concurre tanto por suspensión o extinción del contrato de trabajo dentro de la campaña, como fuera de ella, supuesto este último en el que se produciría una situación de desempleo, aun cuando en puridad no haya pérdida de empleo porque el contrato se encuentra suspendido.
Los trabajadores fijos discontinuos pueden acumular los sucesivos periodos de trabajo anteriores, por tiempo inferior a doce meses, durante los cuales se cotizó, para generar una nueva prestación por desempleo y permitir la opción del beneficiario prevista en el artículo 210.3 LGSS, por lo que a efectos de acreditar el periodo de trabajo de doce meses, no es necesario que se trate de un periodo continuado.
2.4.  Subsidio por desempleo del personal empleado fijo discontinuo
En el nivel asistencial los trabajadores fijos discontinuos no tienen derecho a los mismos subsidios que el resto de trabajadores, resultando de aplicación lo establecido en el artículo 216.5 LGSS conforme al cual "la duración del subsidio en el caso de trabajadores fijos discontinuos que se encuentren en las situaciones previstas en los párrafos a y b del apartado 1.1 y en el apartado 1.2 del artículo anterior, será equivalente al número de meses cotizados en el año anterior a la solicitud. No será de aplicación a estos trabajadores, mientras mantengan dicha condición, el subsidio por desempleo para mayores de cincuenta y dos años ni el subsidio especial para mayores de cuarenta y cinco años (derogado por Disposición Derogatoria Única 3.a) del RDL 20/2012, de 13 de julio), previstos, respectivamente en los apartados 1 y 3 y 1 y 4 del artículo anterior", exclusiones, estas últimas, respecto de las cuales se ha descartado su inconstitucionalidad por medio de la STC 53/2004 de 15 de abril (BOE 18-5-2004).
Asimismo en la regulación actual el subsidio por desempleo para los trabajadores fijos discontinuos se reconoce a aquellos trabajadores que hubieran agotado una prestación por desempleo o que no hubieran podido acceder a ella por no haber cubierto el periodo mínimo de cotización necesario (360 días), siempre que cumplan las condiciones exigidas para el subsidio por cargas familiares, el subsidio sin cargas familiares para desempleados mayores de 45 años de edad o el subsidio contributivo.
De tal enumeración contenida en el artículo 216.5 LGSS se deriva la exclusión de estos trabajadores de los subsidios para emigrantes retornados, para liberados de prisión o de centros de internamiento, para inválidos recuperados y para mayores de 55 años.
En último lugar el artículo 218 LGSS contiene unas reglas especiales de cotización durante la percepción del subsidio para los trabajadores fijos discontinuos, y así cuando el beneficiario sea menor de 55 años y haya acreditado un periodo de ocupación cotizada de al menos 180 días "... la entidad gestora ingresará las cotizaciones a la Seguridad Social correspondientes a la contingencias de jubilación durante un periodo de sesenta días a partir de la fecha en que nazca el derecho al subsidio", y si son mayores de 55 años la entidad gestora ingresará las cotizaciones correspondientes a la contingencias de jubilación "durante toda la percepción del subsidio, a que tuvieran derecho, una vez cumplida la edad indicada".




 A MODO DE “CHULETA


·      La base de cotización a la Seguridad Social del personal empleado a tiempo parcial será siempre mensual y estará constituida por las retribuciones efectivamente percibidas en función de las horas trabajadas, tanto ordinarias como complementarias, adicionando la parte proporcional de pagas extraordinarias.
·       Si la base de cotización mensual fuese inferior a las bases mínimas que anualmente se aprueban, o superior a las máximas establecidas para los distintos grupos de cotización, se tomarán las mínimas y máximas legalmente establecidas.

* En el contrato de trabajo a tiempo parcial concentrado en un determinado periodo la base de cotización se calcula al inicio de cada año computando el total de las retribuciones previstas y dividiendo su importe por los doce meses del año. Al final del ejercicio se procederá a la regularización de la cotización, en más o en menos.
Para alcanzar los periodos de carencia son también computables las partes proporcionales de pagas extraordinarias, salvo para la pensión de jubilación en cuya prestación la cotización de quince años y un mes en 2013 (o los que correspondan por periodo transitorio) ha de ser efectiva.
Para calcular la carencia específica de un trabajador o trabajadora a tiempo parcial en aquellas prestaciones en las que se exige dicha carencia específica (jubilación, incapacidad) el periodo establecido con carácter general se amplía en la misma proporción en que se ha reducido la jornada. Así si se trabaja con una jornada de 50 por 100 el periodo de carencia específica se amplía al doble.
*  A efectos de la prestación por desempleo cada día trabajado se computa como día cotizado. Si la jornada se distribuye en 5 días a la semana se computa la semana entera -7 días-, si fuese inferior sólo computan los días efectivos –casos de los fines de semana-.
*  Para el cálculo de la prestación de IT de un trabajador o trabajadora en activo, la base reguladora diaria es el resultado de dividir la cotización de los tres meses anteriores por el número de días efectivamente trabajados, y a dicha base se le aplica el porcentaje correspondiente, abonándose la prestación durante los días contratados como de trabajo efectivo.
*  Si el trabajador o trabajadora  deja de prestar servicios la base de IT se calcula teniendo en cuenta la cotización de los tres meses anteriores al hecho causante y dividiendo el resultado por el número de días naturales de ese periodo, abonándose el subsidio por días naturales.
*   Los días en los que no se trabaja por parte del trabajador o trabajadora  a tiempo parcial no se integran con la base mínima de cotización a efectos del cálculo de prestaciones.
*   Si el trabajador o trabajadora fija discontinua percibe su retribución por día trabajado de lunes a sábado o de lunes a viernes, los días trabajados se multiplican por los coeficientes 1,33 y 1,66, respectivamente y el resultado será el total de días trabajados.
*  A efectos de la prestación por desempleo se aplica la fórmula anterior para determinar el número de días de cotización.
*  Durante los días de inactividad entre campañas si el trabajador o trabajadora fija discontinua inicia un periodo de IT, carece del derecho al subsidio por dicha prestación.
*  Para el cálculo de la base reguladora de las pensiones de jubilación o incapacidad permanente derivada de contingencias comunes, los periodos de inactividad entre campañas del personal   se integran con las bases mínimas de cotización vigentes en cada momento.